RENUNCIAR

Y a vísperas de navidad,  dejo esta canción que Javi me enseño y que me gustó mucho.  La pregunta es,  cómo se le hace para renunciar…

Anuncios

Llegó el momento de revivir…

resucitar

Toda la tormenta ha pasado y espero que la calma le siga.  Todo está dicho y eso me hace sentir mucho más tranquila. He dejado de suponer… seguiré tratando de ser impecable con mis palabras y haré todo mi esfuerzo por disfrutar la poca libertad que me dejaron hace unos días…

Es tiempo por fin de dejar a la víctima que llevo dentro, pero de dejarla en serio, de corazón y no solo por obligación, sino porque así lo quiero y porque así lo decido.  En cuanto al Gran Juez, también es tiempo de darle un descanso, ha sido implacable en los últimos meses y ya también estoy harta de él.

Sin duda ya estoy conociendo más de esta manzana que en los últimos meses ha vivido cambios tan intensos que no fue capaz de sopesarlos al mismo tiempo.   Pero no importa porque está aprendiendo… sintiendo,  arriesgando y  viviendo.

Hoy tengo esencia de mandarina en el sahumerio y estoy dejando escapar la tristeza por la ventana…

Espero curarme de ti

Es increible como Jaimito siempre tiene las palabras correctas y precisas…

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte,
de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las
prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo,
abstinencia, soledad.
 
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No
es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se
puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado
sobre la tierra y se les puede prender fuego.
Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado.
Y también el silencio. Porque las mejores palabras del
amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
 
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo
del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero
cuando digo: “qué calor hace”, “dame agua”,
“¿sabes manejar?”, “se hizo de noche”…Entre las gentes,
a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho “ya es tarde”,
y tú sabías que decía “te quiero”.)
 
Una semana más para reunir todo el amor del tiempo.
Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú quieras:
guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve,
es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas.
Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio
para entrar a un panteón.
 

 

Y en medio de la tormenta…

Mi cruz azul se acerca a la final…    se me hace que les faltaba la inspiración de que los fuera a ver…  El partido con los pumas estuvo bastante tranquilon, lo más valioso fueron los pumitas que nos toco ver, que ah canijo! , sin embargo el partido de ayer se puso emocionante, me encanta que todos en la tribuna nos convertimos en directores técnicos… sin duda fue un buen desahogo en esta semana en que he tenido mucha presión de chamba…

cruz